<style amp-boilerplate>body{-webkit-animation:none;-moz-animation:none;-ms-animation:none;animation:none}</style>

Inspirados en la Responsabilidad

La Creación de Valor Compartido es el modo que tiene Nestlé de generar un impacto positivo a largo plazo para la empresa y la sociedad a través de todo lo que hacemos como compañía. Nuestro impacto positivo en la sociedad se centra en (1) propiciar una vida más saludable y feliz para las personas y las familias, (2) en contribuir al desarrollo de comunidades prósperas y autosuficientes, y (3) en administrar los recursos naturales del planeta pensando en las generaciones futuras, prestando especial atención al AGUA.

Creemos que el agua es un derecho humano universal, es esencial para toda nuestra cadena de valor: nuestros empleados, proveedores, clientes, consumidores y comunidades donde operamos. En Chile, estamos comprometidos con una gestión responsable de este preciado recurso, que nos permita mejorar continuamente nuestro desempeño por lo que hemos adquirido los siguientes compromisos:

  • Trabajar para lograr un uso de agua eficiente y sostenible en nuestras actividades
  • Defender políticas y gestiones eficaces del agua
  • Tratar eficazmente el agua que desechamos
  • Colaborar con los proveedores, especialmente los agrícolas
  • Concientizar sobre la conservación del agua y mejorar el acceso a agua e infraestructuras de saneamiento en toda nuestra cadena de valor

Para lograr el cumplimiento de los compromisos asumidos hemos estado desarrollando a lo largo de los años distintas actividades que apunten a conocer nuestro consumo de agua e intentar reducirlo. Uno de nuestros proyectos es el Water Target Setting (WTS) que tiene por objetivo evaluar iniciativas de reducción de uso de agua en cada fábrica Nestlé y así establecer planes de acción específicos. En el caso de nuestras fábricas lácteas, Llanquihue ha presentado una disminución en el uso de agua de un 62,7% por tonelada de producto en el período 2010-2017, mientras Cancura ha disminuido su uso de agua en un 16,1% por tonelada de producto desde el inicio de sus operaciones en el año 2013.

Junto con mejorar la gestión hídrica dentro de nuestras fábricas, también nos parece importante generar mejoras a nivel de nuestros productores por lo que nos hemos propuesto reducir en un 4% anual la extracción de agua por tonelada de producto. Para lograr esto, hemos estado trabajando desde 2015 instalando medidores de agua en las granjas lecheras para tener una línea base de consumo y así poder determinar el consumo promedio de agua por litro de leche producida, de esta forma es posible identificar oportunidades en cada predio y así generar planes para optimizar el uso del agua. A la fecha se han instalado 15 medidores de flujo en lecherías pequeñas, medianas y grandes, y se han tomado las siguientes medidas para reducir el uso de agua limpia: reutilizar las aguas lluvias y el agua de los enfriadores como bebida para animales y aseo de patios.

Adicionalmente, nuestra Fábrica Cancura cuenta con dos plantas de tratamiento de aguas residuales de última tecnología, que nos permiten tratar tanto las aguas usadas en los procesos de producción, como las aguas de las instalaciones sociales (baños, casinos, etc.). Estas aguas son purificadas a valores que exceden lo requerido por las normativas del país y de esta forma contribuimos de forma importante a la sustentabilidad medioambiental. Finalmente, los residuos que extraemos del agua usada son a su vez utilizados en compostaje, asegurando así un uso beneficioso para ellos.

Todos nuestros  compromisos asumidos como empresa siempre serán una prioridad, y es nuestra convicción. Con cada uno de ellos, apoyamos los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la ONU.