Alimentación

< Volver

Exceso de bebidas en niños


Asimismo, la fructuosa afecta los niveles en la sangre de hormonas como la insulina y la  grelina (hormona que estimula el hambre). 
En los niños, el consumo de bebidas azucaradas está asociado directamente a la obesidad y son innumerables los estudios que indican que los pequeños que ingieran con mayor regularidad las gaseosas tienen más probabilidades de ser obesos a los cinco años. 
Junto a ello, es sabido que los niños de dos años que consumen al menos una bebida azucarada al día aumentarán más de peso en los próximos meses comparado a sus pares. 
Lo ideal es que les quitemos la sed a nuestros hijos  con agua o leche, sobre todo si están en edad preescolar. 
El azúcar y las calorías son demasiadas para el cuerpo de los niños. Sin embargo, el agua los hidrata de manera correcta, sin azúcares adicionadas y sin calorías. Por otro lado, la leche tiene vitamina D, proteína y calcio. Además, la proteína y la grasa de la leche hace que los niños pequeños se sientan llenos, de manera que quizás coman menos que cuando sus dietas son ricas en bebidas azucaradas. 
Si bien, en la obesidad, influyen factores genéticos, los alimentos ingeridos y la actividad física, además del exceso de bebidas si o sí puede detonar un aumento considerable en el peso del menor. 


Exceso de bebidas en niños
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!