"DEJÉ QUE MI HIJA SE TIÑERA EL CABELLO DE ROSADO"

Los niños tienen muy poco que contar sobre sus vidas, y cuando les damos un poco de aventura, le damos equilibrio a la relación.

 

Dejé que mi hija de 11 años se tiñera el cabello de rosado, a pesar de que tenía dudas. Pensaba en que mis padres jamás me lo habrían permitido y que no podría controlar su apariencia luego, pero me di cuenta de que eran razones bastante egoístas y ridículas.

 

No creo ser una buena mamá por dejarla teñirse; pero, sí creo que esta vez acerté como madre al escuchar a mi hija y dejarla expresar su estilo y creatividad.

- MARISOL, MAMÁ DE ROCÍO.

Contacto